13 de marzo de 2010

A las cinco en punto de la tarde

El poema dedicado por García Lorca a Ignacio Sánchez Mejías va subrayando con una cadencia especial el encabezamiento de esta entrada. Siguiendo el título del blog, puede decirse que pone el acento en esa hora, lo que por otro lado resulta natural, tratándose de la cogida y muerte de un torero. Yo empiezo hoy a escribir a las cinco de la tarde y, por seguir con el tópico, hablaré de lo que, muy a mi pesar, conocemos como "fiesta nacional", porque últimamente vuelven a llenarse cientos de páginas escritas y virtuales con argumentos pro y contra. No me propongo convencer a nadie, pero sí me gustaría formular algunos deseos, por aquello de implorar a los dioses y recibir sus favores:
  1. Que el país donde nací y vivo no fuera asociado con el espectáculo taurino.
  2. Que no se sacrificaran toros en las plazas, para solaz de algunos y negocio de otros.
  3. Que el riesgo de los toreros y la tortura y muerte de los toros no constituyera una forma de ocio y diversión.
  4. Que se deje de tratar la tauromaquia como "arte" o "hecho cultural", que dejen de entregarse premios de Bellas Artes a toreros, rejoneadores y demás.
  5. Que no se proteja algo tan sólo por ser "tradición". De sobra es sabido que mantenemos y abandonamos tradiciones según el devenir de los tiempos y nuestra propia evolución social.
  6. Que dejen de presentar lo taurino como imprescindible para la supervivencia de una especie animal. A estas alturas, con la información que hay, resulta falaz y manipulador.
  7. Que algunos políticos no fueran tan tibios y, puesto que dicen estar comprometidos con la  modernidad, hacer algo acorde con el siglo en que vivimos: dejar de matar animales sin necesidad.
  8. Que otros políticos no sean tan autoritarios y dejen de proteger legalmente, sin haberlo consultado con los ciudadanos ni ningún órgano o cámara de representación de éstos, tamaña carnicería.
  9. Que no se venda lo que no es más que un espectáculo morboso, amparándose en artistas plásticos que lo pintaron. En el caso de Goya y por poner sólo un ejemplo, también reflejó en su pintura fusilamientos y  hombres medio enterrados, peleando a muerte, y no por eso animamos a que la gente lo haga.
Saludos

1 comentario:

Anónimo dijo...

La viñeta de Forges de hoy 16 de marzo abunda sobre el tema de la entrada.
El enlace es: http://www.elpais.com/vineta/?d_date=20100316&autor=Forges&anchor=elpporopivin&xref=20100316elpepivin_1&type=Tes&k=Forges