19 de mayo de 2010

La flauta mágica o movimiento de capitales

Mientras llegaba a casa, he visto a un flautista callejero. En el suelo, un gorro con la boca abierta en actitud pedigüeña. Al lado, un perrillo que se lamía las patas. Lo normal... Pero, al escuchar las notas que se iban encadenando en el aire, he sonreído para mis adentros: estaba tocando "A las barricadas" y de verdad que lo hacía muy bien.

Me he parado frente a él, le he dicho algo a su acompañante canino y, mientras sacaba el monedero, dos monjas le han soltado un billete de cinco euros. Así que no he podido por menos que asociar el himno ácrata que ejecutaba el músico con la equis en la casilla de la declaración del IRPF y me he dado cuenta de que, para acto libertario, el de esas dos religiosas.

2 comentarios:

Helen Ford dijo...

Así me gusta, dando ejemplo...¡jum!

Mar dijo...

Curioso, el otro día un flautista tocando "A las barricadas" daba vueltas alrededor de la terraza donde nos habíamos sentado a tomar algo.
La verdad es que estaban estrenando nuevo método de atención a los clientes y el camarero parecía pelín estresado porque daba vueltas detrás del flautista con una bandeja y dos consumiciones encima. Finalmente no sé quién gano la carrera
Salu2
Mar