1 de julio de 2011

Ascot y Toledo


La hípica es a Ascot lo que el Corpus a Toledo. Nada define a ambos lugares como las celebraciones de tales eventos, cuya fama, además, ha traspasado fronteras. Son días grandes en que las cosas deben salir como se espera, es decir, perfectas.
En Ascot, las damas lucen pamelas y sombreros asombrosos, en una peculiar competición de originalidad no exenta de exageración. Los caballeros, por su parte, suelen acudir ataviados con chistera.
Parece, pues, que lo de cubrirse la cabeza tiene su importancia y marca estilo, solo que, si bien en el kingdom de Isabel II se hace por esa especie de tradición juguetona a la que nos tienen acostumbrados los ingleses, en Toledo, a más de cuarenta grados centígrados al sol, es cuestión de supervivencia.
Desde aquí me gustaría animar a los sombrereros ingleses a que fabricaran tocados inspirándose en los que llevaban los sufridos espectadores de la procesión del Corpus el pasado 23 de junio. Les apuesto algo a que no faltaría la celebrity de turno que se colocara alguno, siempre que el precio fuera lo suficientemente alto y pudiera luego subastarse en eBay.