21 de octubre de 2011

Dos noticias


Regreso a casa y escucho en la radio, por fin, una buena noticia: el cese definitivo de casi medio siglo de acciones terroristas.  Curiosamente, a mediodía recordé este artículo y esta entrevista, que he tenido bien presentes desde que los leí. Espero que nada se tuerza y que todo el proceso culmine en una solución aceptada por cuantos son parte en él. Aún queda trabajo, pero llevar la paz es el mejor de los trabajos.
Seguidamente me entero de que han matado a Gadafi algunos de esos libios que, durante décadas, estuvieron sometidos a los dictados de ese sátrapa (por cierto,  denostado o alzado por los gobiernos occidentales, según soplara el viento de los pozos petrolíferos y de las reservas de gas). En la tele veo gente alzar los brazos, bailar y hacer gestos de alegría por esta muerte. Pero yo, que en el colegio abjuré para siempre de las teorías tiranicidas, he sentido rechazo hacia esa manera de hacer justicia.
Son dos caras de una misma moneda, dos formas diferentes de cortar cadenas. Yo sé cuál elijo, ¿y tú?

8 comentarios:

Helen Ford dijo...

Yo elijo la misma que tú.
Muy buenos tanto el reportaje como la entrevista.

Orion dijo...

Me alegra percibir que somos muchos.

Amparo Quintana dijo...

Gracias a los dos. Menos mal que todavía son muchos los ejemplos de que el hombre NO es un lobo para el hombre.

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

Amparo me ha gustado mucho tu entrada, desde que leí los dos titulares de las noticias que comentas, sabía que en tu blog encontraría una mirada interesante.
Me han gustado mucho el artículo pero sobre todo la entrevista, me parece muy valiente ese encuentro por parte de las dos personas que lo realizaron. Pero no sólo valiente sino también esperanzador, con imágenes como la de Libia y tantas opiniones que dicen que la única salida para el dictador era ésa, es esperanzador ver que se puede optar por otros caminos. Quizá no sean los más sencillos pero posiblemente sí los más humanos.
No sé dónde leí que para que un hombre y una mujer se comporten como seres humanos deben esforzarse por serlo. Yo espero poder cultivar y fomentar a mi alrededor la humanidad.

Amparo Quintana dijo...

No tengo nada que añadir, Mar. Estoy completamente de acuerdo. Un beso.

EM Vizcaya dijo...

"Las heridas no se pueden cerrar en falso"... que cierto es... y esta es una buena vía. Al leer el artículo y la entrevista me he vuelto emocionar profundamente...
Vamos por buen camino y poco a poco lo andaremos.
Un abrazo.

Amparo Quintana dijo...

... con buena voluntad, EM Vizcaya. Gracias.

Violette dijo...

Gracias por estas cosas, Amparo, que tanto nos mueven a algunas a tirar pa'lante.