19 de junio de 2012

Rebobinando




Una de las más grandes conquistas humanas ha sido la facultad desarrollada durante siglos para mejorar la herencia de los antepasados y, en consecuencia, dejar un futuro más prometedor a los descendientes. Esto ha sido así generación tras generación, en unas épocas más rápidamente que en otras, pero siempre de la misma manera. En términos generales y sin ahondar mucho, podemos afirmar que el siglo veinte fue mejor que el quince y que este último adelantó en progreso al nueve o siete. No me refiero solamente a los avances técnicos, sino a ese conjunto de valores y principios que hacen que las cosas sean de una determinada manera y que, respecto a ellas, la sociedad conviene que no hay marcha atrás, porque se trata de un paso más hacia el ideal común de felicidad y prosperidad. 
El Derecho, que siempre ha ido e irá detrás de los cambios sociales, acaba consagrando las normas que apuntalan esos principios y, de esta forma, penaliza o promueve las conductas que respectivamente atentan contra ellos o los desarrollan. Cuando la facultad legislativa de los países se adelanta a dichos cambios sociales, se producen desajustes, malestar entre los destinatarios de las leyes y, a menudo, involución. 
Recuerdo que mi profesor de Hacienda Pública hacía siempre en sus exámenes una pregunta “creativa”. Entre el sistema de tasas, el valor añadido, las exacciones parafiscales y demás jerigonzas,  se descolgaba con cuestiones de este tenor: “Mencione la persona o el personaje que más le ha llamado la atención durante sus vacaciones navideñas y explique las razones”. ¡Y ojo con no responder, porque todas las preguntas se computaban! Si bien entonces no comprendí su método docente (y creo que mis compañeros tampoco, aunque nos hacía gracia), ahora daría la mitad de mi hucha por que su espíritu acompañara a tanto mandatario, tanto ministro de economía, tanto G-20 y tanto brujo financiero. Porque me parece a mí que se han olvidado de lo principal: las personas. 
Me pregunto, al hilo de todo esto, si con tanto reajuste y tanta medida draconiana para alargar la agonía de un sistema que se desmorona, no estarán nuestros próceres legislando por delante de lo que la sociedad reclama y, por ende, de espaldas a ella e imponiendo unas pautas en contra de la voluntad del pueblo soberano. Siendo capaces de hacer repetir elecciones hasta que salga un resultado partidario de las teorías dominantes, aboliendo alguno de esos hitos históricos que significaron progreso y bienestar, la involución está servida. Para ir haciendo boca, les planto a ustedes una fotografía del barrio donde me crié. Está tomada unos años antes de nacer yo. Pero no desesperen, que con el tiempo volverán a ver Arturo Soria así. Es cuestión de rebobinar la casete.

6 comentarios:

Violette dijo...

No sé si esta crisis acabará algún día, pero si lo hace, me pregunto dónde habrán ido a parar las ilusiones de tantos que lucharon por cambiar el mundo. Saludos.

Amparo Quintana dijo...

Pues al cajón de la Historia, como tantas otras cosas.

Helen Ford dijo...

Bueno, yo creo que la historia se repite una y otra vez, así que seguiremos dando pasos para adelante y pasos para atrás, como en los bailes.

Amparo Quintana dijo...

Sí, estoy de acuerdo. Y cuanto más se repite, menos parecen aprender quienes deciden por nosotros.

Celina Eidler dijo...

De acuerdo total. Los que defienden este sistema que hace aguas, no hacen más que poner una tirita sobre una hemorragia de la femoral. Como tapar la erupción de un violento volcán con tela de lino. Y las personas, ya no somos personas, somos meros números en un conglomerado de cifras macroeconómicas que desentonan el las más prifuna y desconocida de las criaturas que habita este planeta: el "ser humano".

Amparo Quintana dijo...

Poco tengo que añadir a tu reflexión, Celina. Estoy de acuerdo. Gracias por participar en este sitio. Un abrazo.