18 de noviembre de 2012

I love payaso



Hacer reír conlleva amar profundamente al género humano. Pocas profesiones son tan generosas como la de payaso, porque quien transmite humor está regalando su alma entera. 
Cuando muere un payaso, el mundo es un poco más torpe y necesitaríamos cuatro vidas más para agradecerles suficientemente las risas que nos inspiraron.

Para Miliki, in memoriam



No hay comentarios: