8 de septiembre de 2013

Ilusionistas de tercera




Seguramente que esa costumbre se remonta a antes de los romanos, pero es a ellos a quienes debemos la conocida frase de “panem et circenses”. Raro es el régimen que no recurre a ello alguna vez, generalmente para aplacar la contestación pública y desviar la mirada puesta en los problemas sociales. Pero que lo hagan muchos no lo legitima, como tampoco blanquea sus fines espurios movilizar a legiones de ciudadanos para que atoren las calles y coreen idénticos eslóganes, normalmente de cariz patriotero y un tanto chusco.

En mi país y muerto en cama el franquismo, algunos creyeron que esta costumbre de soltar migajas lúdicas a la población se terminaría. Pero cuál no sería la sorpresa al observar que quienes pusieron en solfa aquellos usos y artimañas también se han valido de lo mismo cuando pensaron les hacía falta. Todos los gobiernos surgidos a partir de noviembre de 1975 han emulado en algún momento a los emperadores romanos y, para más infamia, no han faltado ayuntamientos ni comunidades autónomas que no hayan hecho lo propio en ciertos momentos, bien subvencionando (cuando se podía) eventos de todo tipo o inaugurando bobadas inservibles. Y lo peor de todo es que jamás han faltado medios de comunicación dispuestos a halagar tales prácticas.

Me había propuesto no escribir acerca de la candidatura olímpica para 2020 porque, como carezco en general de entusiasmo por los fastos y de afición deportiva en particular, llegué a pensar que no era persona idónea para hablar de ello con un poco de distancia. Ahora bien, tampoco he matado nunca a nadie y, sin embargo, puedo mantener una conversación más o menos documentada acerca de la pena de muerte, por ejemplo.  Así que, con todo el respeto hacia quienes disientan, no puedo sino comentar que, una vez más, han vendido un humo que ha servido para nublar la suciedad de las calles, la bancarrota de tantas familias y empresas madrileñas, el mercadillo donde se subastan al mejor postor servicios públicos indispensables, una corrupción que salpica a las más altas instancias del Estado y, en definitiva, la falta de interés de sus regidores porque las cosas cambien de verdad y mejore España.

Por su parte, el COI, que carece de vocación caritativa y prefiere lo tangible a las fumarolas, se dio cuenta de que en la chistera de estos ilusionistas no había paloma y que el bastón no podía trocarse en pañuelos de colores, por más que lanzaran desde hace meses mensajes como “Madrid se merece estos juegos”, “somos la candidatura más potente” y simplezas por el estilo. Por eso mismo, me pregunto a qué flautista contrataron para conducir ayer a centenares de ciudadanos hasta la Plaza de la Independencia, para aguardar, algunos con los colores patrios pintados en las mejillas, a que se cumpliera el  vaticinio, como si fuera cierto que las olimpiadas traen prosperidad a quienes no somos deportistas, políticos, hosteleros, constructores o intermediarios en todo ese circo. Sin embargo, les cayó un chaparrón que no vino del cielo ni del comité olímpico ni de la austeridad esgrimida por la alcaldesa, sino del propio papanatismo con que aquí, en este país, se reacciona ante los proyectos de papel.

Y como soy aficionada a las metáforas y a los juegos de palabras, me resulta curioso que los sueños de mis convecinos se desinflaran anoche en esa Plaza de la Independencia. Ojalá sea un augurio de emancipación respecto de los manejos de tanto ilusionista sin prestigio.

10 comentarios:

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

Me ha gustado leer tu opinión Amparo, creo que puedes hablar de cualquier tema y generar interés.
Besos
Mar

Amparo Quintana dijo...

Gracias, Mar. Bss.

Marisa Santana dijo...

Me encanta Amparo.
Besos

Amparo Quintana dijo...

Gracias, Marisa. Bss

Rita P dijo...

Muy pertinente Amparo, aunque no te consideres la persona idónea..

Amparo Quintana dijo...

Gracias, Rita P. Eres muy generosa. Bss.

Anónimo dijo...

Y mientras, continuaran exigiendo que nos apretemos el cinturón, porque no hay suficiente para mantener los servicios sociales, pero sí para promocionar las olimpiadas del humo..

Amparo Quintana dijo...

Gracias, seguidor anónimo (o anónima). Completamente de acuerdo. Un abrazo.

Cristobal Pinto dijo...

Totalmente de acuerdo en todo lo que expones. Solo un pero; me gustaría haber leído tu articulo antes de la decisión del COI porque ya se sabe que "a toro pasado, todos somos Manolete".

Saludos

Amparo Quintana dijo...

Comprendo lo que dices, Cristóbal y de nada va a servir comentarte que jamás me gustó lo del Madrid Olímpico. Ahora bien, este blog trata muchos temas de actualidad y ese día acababa de ocurrir lo que ya todos conocemos. Gracias por tu comentario. Espero que continúes haciéndolos. Un abrazo.