30 de julio de 2015

Crónicas Rumanas (y VI): De repente un día o el éxtasis místico



Te levantas y haces lo que cada mañana vienes realizando de forma automática. Sales y te dedicas a las tareas que el día te tiene preparadas. Llamadas telefónicas, atender el correo, algún guasap simpático y otro molesto, trabajo, comida, quizá una siesta, más trabajo, un paseo… y de repente te das cuenta de que ya no lloras, no te martirizas, no te cuestionas nada porque ya sabes la respuesta y, aunque esta no te agrade, te has alejado del conflicto que otros mantienen con ellos mismos.


De repente un día eres capaz de tomarte la vida como un helado de tutti-frutti en el que se amalgaman trocitos de distintas frutas y no rechazas ninguna, pues la esencia de la golosina es esa, la mezcla.

De repente un día eres capaz de fluir como lo hace un río, hasta desembocar en el mar y comprender que no eres tan solo una ola, sino el océano mismo.

De repente un día te das cuenta de que nunca has apagado la luz de tu casa ni del camino que conduce a tu morada y que seguirá así porque no has dejado de ser tú mismo, solo que ahora eres consciente y estás abierto a todo sin esperar nada.


De repente un día se disipa la niebla.


NOTA: La fotografía del carro de helados está tomada en Sighisoara y la de la casa, en Brasov.







5 comentarios:

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

La luz no ha dejado de.estar encendida Amiga.
Muy bonita entrada ,besos

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

La luz no ha dejado de.estar encendida Amiga.
Muy bonita entrada ,besos

Amparo Quintana dijo...

Mar, me alegra que te guste y que te hayas fojado en la lucecita. Un beso.

Anónimo dijo...

Como siempre, impresionante y muy humana

Anónimo dijo...

Me encanta, Amparo. Soy Chelo de Sevilla. Un beso