29 de octubre de 2010

Esclavos modernos

Dice el Diccionario de la RAE (22ª edición) que esclavitud es la “sujeción excesiva por la cual se ve sometida una persona a otra, o a un trabajo u obligación”. Me resulta curioso observar que, una vez abolida oficialmente de nuestro “primer mundo” esa clarísima forma de abuso, el concepto se expande tanto y se difumina de tal modo que raro es quien, en una u otra fase de su vida, no ha sido esclavo.
¿Qué es, si no, trabajar a turnos que cambian cada día, aumentar unilateralmente las jornadas hasta lo patético, rebajar los salarios por el artículo dieciséis y admitir como única contraoferta el abandono del puesto? Todo esto y mucho más está pasando en nuestro querido mundo occidental. En España, sin ir más lejos, lo abanderan organizaciones privadas y corporaciones públicas a las que, en teoría, deberían repugnarles tales actuaciones. Pero está visto que, en vez de provocarles el vómito (por más que intenten proceder dentro de los parámetros de lo políticamente correcto), les inocula la bastarda alegría y maléfica tranquilidad que dan dividendos y prebendas.
Ante esto, ¿volverá el Capitán Trueno? ¿A nadie le importa saber que tenemos un excelente caldo de cultivo para el ascenso de cosas que nunca jamás deberían volver? Por favor, auxilio; la Humanidad peligra.

3 comentarios:

LUIS AURELIO dijo...

Amparo, estoy totalmente de acuerdo contigo. Ya sabes, estamos viviendo unos momentos en los que, por unos y otros (todos interesados, claro) se nos trata de convencer de que "por el crédito vale todo", "sin crédito no eres nadie", "si no aceptas las condiciones laborales, financieras, etc. no tendrás crédito" .... digo yo, ¿realmente merece la pena pasar por todo para obtener unas "perritas crediticias" y poder comprar un plasma y una play? ¿Qué ha pasado con la dignidad en el trabajo y la virtud en los comportamientos?.

Mar del Rey Gómez-Morata dijo...

Que vuelva el Capitán Trueno y busquemos una salida digna para luchar contra esas estructuras mediocres
besos

Amparo Quintana dijo...

Sí. La pena es que ya todo es muy mediocre. Pero que venga el Capitán Trueno y que "gane el bueno", como a canción del los ochemta,.