4 de noviembre de 2012

Extrema miopía





Hace días leí en un diario que algunos judíos integristas de Israel se graduaban mal las gafas para ver borrosas las imágenes de las féminas que, en aquel país mediterráneo, pasean luciendo piernas, brazos y escote. De esta forma ponen una barrera a la tentación, no provocan la ira furibunda del dios del Sinaí y se aseguran un lugar en el reino de los justos, cuando dejen de ser mortales.
Aunque la noticia no deja de tener su miga y se presta a incontables comentarios y chistes, lo cierto es que yo prefiero que se repriman ellos, en vez de que salgan a la calle reprimiéndolas a ellas.
Tal vez la moraleja estribe en que lo sucio suele estar en nuestros ojos, no en lo que aparece ante los mismos. Si otros hombres hubieran optado por convertirse en topos miopes, seguramente que Malala no estaría pasando su calvario, ni nadie hubiera hecho creer a la comunidad que una niña prácticamente analfabeta había quemado adrede un libro sagrado, ni tampoco se habría dictado, por estos pagos españoles, aquella sentencia de la minifalda.
Cuando las razones y los valores parecen irreconciliables, tal vez lo más honorable sea nublarse la vista y no entrar en confrontación.  Quienes padecen de miopía mental pueden dejar de sufrir (y hacer sufrir) calándose unas lentes cegadoras.

4 comentarios:

Miguel Ángel Page dijo...

Muy chulo este análisis. Lo que cuentas es de ver para no creer, o de creer para no ver, qué se yo.
Enhorabuena.

Amparo Quintana dijo...

Me alegra que te guste la reflexión y estoy de acuerdo contigo: "creer para no ver...". Saludos.

Helen Ford dijo...

Sí, mejor que se gradúen mal las gafas y dejen a la gente tranquila o que se miren más al espejo y no se fijen tanto en los demás.
Ay, no sé, estas cosas me dan mucho mucho coraje.
Como siempre, me ha gustado mucho.
Un abrazo.

Amparo Quintana dijo...

Gracias, Helen. Un beso.