5 de agosto de 2015

Verano




Desde que abandoné la infancia, el verano me sorprende cuando se encuentra bastante avanzado y los días empiezan a mermar. No me refiero a la estación, sino a la actitud y manera de estar, pues para mí “verano” es una condición, un estilo, casi un carácter. 


Percatarme de que estoy en verano me lleva a tomar la decisión de salir de mí y beberme todos los amaneceres, aprovechando la luz que me permite ver el alma de las cosas. Es urgente, porque septiembre está a la vuelta de la esquina. 

NOTA sobre la fotografía: AVE Madrid-Barcelona, 2014

No hay comentarios: